la mamada de una zorra enmascarada

Aunque se haya tapado la cara, a la larga se ve las ganas con las que se come esta tía esa polla, que desde luego no es la primera vez que lo hace y que si por ella fuera lo estaría haciendo durante toda su vida.