la corte de las mil y una noches

Ahora sabemos que Sherezade no era la única que podía entretener al sultán durante mil y una noches: otras menos habilidosas que ella para contar historias usaban otras virtudes para mantenerlo despierto y contento, y a él le gustaba disfrutar de todas.