disfrutando una botella por el culo

¿Un paseo por el monte, y sólo se le ocurre meterse en el culo las botellas vacías que le han sobrado de la excursión? Bueno, hay que decir que pocas cosas le quedan ya por meterse por ahí, y que la naturaleza la pone muy cachonda.